BOCETANDO UN SUEÑO.

Los que me conocéis de verdad, sabéis que para mi no hay vida sin arte, ni arte sin moda. Por eso, hace ya algún tiempo, decidí cambiar mi vida para perseguir mi sueño, y ahí sigo; bocetando mi sueño.

Cuando hace unas semanas, después de comunicarme que había sido seleccionado mi diseño para participar en la Galicia Fashion Week. Una periodista del Faro de Vigo me llamó, para hacerme una pequeña entrevista telefónica. y me preguntó que en que me había inspirado para hacer el diseño. Le comenté que en Coruxo, el pueblo que me vio crecer, y me ha marcado profundamente.

En las mujeres gallegas dedicadas a la mar. Que tanta fortaleza y valentía muestran, que tan duro trabajan no solo fuera sino dentro del hogar. Un homanaje a las que se encaraman en las rocas a recoger percebe arriesgando la vida, a las que con la espalda agachada, rastrillan la arena en busca de almeja, a las que cosen redes, a las antiguas que enlataban xouba, a las que con las primeras luces del día hacían un rosco con un paño e iban casa por casa vendiendo género fresco sobre sus cabezas. A esas que en mi opinión poco se les tiene en cuenta, a esas que levantaron y levantan Galicia a esas de las que tan orgullosa me siento.

A las que a pesar del “que dirán”  tan típico de nuestra tierra, un día pensaron “me importa un bledo”. A las que rompieron sus lutos, a las que algún día pensaron; “Se eles poden, nos tamén…”

Y de ahí surge mi “Faite Boa”.De todas esas veces que mi abuela me gritó; Faite boa raparijha, no porque no lo fuese, sino porque a veces a determinadas personas les cuesta entender, que simplemente no quieras ser como los demás, y yo desde muy pequeña he tenido instinto, y sin importarme los demás, lo he seguido.

Llamarme ilusa, idealista o loca, pero cómo le dije a la periodista, opino que la moda también puede ser un instrumento para cambiar las cosas.

Tengo que agradecer especialmente la colaboración de dos personas muy especiales sin las que este estilismo nunca hubiera visto la luz de Soutomayor. Mi amiga Leticia Malvido su colaboración en absolutamente todo, gracias por tu ayuda, paciencia y ánimo, y tu deliciosa comida. Por siempre decirme; vente.

Y gracias a María Dolores Chamorro, su madre, una mujer todoterreno y fuerte, que le contagia su vitalidad hasta al más parado. Gracias por tu saber hacer, por tu increíble talento cosiendo, y por ofrecerme tu ayuda  sin pensartelo. Mil gracias de todo corazón.

Gracias también a las que por vuestra cuenta habéis venido hasta allí a apoyarme, a decirme: Andre me he emocionado…

Gracias, gracias y gracias.

Espero que os guste, y como dirían en mi pueblo, antes de salir a faenar; Que Dios nos mire ir e vir..

DSC_0117 (1)

DSC_0118

IMG-20150330-WA0027

DSC_0119